Catálogo // Novedades

C 9401 WALTER PORTER: MADRIGALES AND AYRES, 1632 [9,99 Euros]

Anthony Rooley y su fascinante conjunto, The Consort of Musicke, redescubren en este disco la maravillosa musica de Walter Porter, el único alumno inglés de Claudio Monteverdi. 

Sobre los Madrigales and Ayres (1632) de Walter Porter:

Anthony Rooley: Es muy típico de los ingleses haber ignorado casi completamente al único músico nativo que se sabe que haya estudiado con Claudio Monteverdi. Tan solo dos o tres piezas de la colección de Porter estaban disponibles en ediciones modernas hasta hace muy poco, el resto quedaron en el olvido. Y sin embargo, musicalmente lo inglés aquí se acerca más directamente al florecimiento manierista tardío de lo italiano. No hace falta hacer comparaciones injustas entre Porter y Monteverdi, lo evidente es que se trata de una voz inglesa única, que se ha beneficiado claramente de una estrecha relación con la sensualidad italiana. Por primera vez se puede escuchar ahora la mayor parte de la colección (y no simplemente estudiarla en papel), y el ingenio, el encanto, la variedad y el elemento artesanal de su música se pueden disfrutar por derecho propio. Para cualquiera con un espíritu culturalmente comprometido, hay verdaderamente mucho que descubrir aquí.

En su introducción, Porter reconoce claramente las influencias italianas en su obra, pero lo que sorprende de esta colección es la notable variedad de formas y estilos que contiene: encontramos un himno en verso en el que aparecen por primera vez las floridas líneas vocales de Caccini y Monteverdi en un himno inglés (O praise the Lord [1]), una elaborada aria a solo con coro (Farewell once my delight [11]), dúos, tríos, madrigales de estilo algo conservador, madrigales en diálogo y madrigales con bajo continuo para dos, tres y cinco voces. En lugar de la equilibrada polifonía para voces iguales de la escuela madrigalística inglesa encontramos un estilo más dominado por los agudos, y en sus armonías Porter evita los experimentos más atrevidos de italianos como Gesualdo. Surge un claro sentido de la tonalidad. Instrumentalmente, los violines se mueven frecuentemente en terceras paralelas a la manera monteverdiana sobre una línea de bajo independiente. En resumen, ha absorbido las últimas modas italianas y, al mismo tiempo, ha conservado su identidad inglesa.

Porter revela sus antecedentes ingleses en su respuesta a la lengua inglesa, siendo especialmente sensible a las vocales, diptongos y consonantes múltiples en inglés (como en Sitting once rapt with delight [4], y el chispeante Like the rash and giddy fly [18]), y se permite ocasionales “madrigalismos” (como en ‘let him to hell to aull’, de Who hath a human soul [3]). La alternancia de pasajes para voz solista y coro en muchas de las piezas es un procedimiento muy característicamente inglés.

Los temas literarios presentes en la colección son tan variados como los estilos musicales representados. Hay cuentos pastorales (I saw fair Cloris [17]), reflexiones filosóficas sobre la vida (End now my life [10]), canciones de amor (Young Thyrsis lay [15]) y canciones de luto, de las cuales el mejor ejemplo (también fue probablemente la primera pieza de la colección que escribió) es Wake, sorrow wake! [19], una elegía sobre la muerte de Lady Arabella Stewart, que falleció en 1615 en la Torre de Londres tras haber sido encarcelada por el rey Jaime I después de casarse, sin permiso real, con William Seymour.

Entonces, ¿cómo resumir sus méritos artísticos? ¿Era meramente un imitador, un prestatario de las ideas de otros, o un compositor con su propia personalidad? En una época de incertidumbre musical, él mostró a la música inglesa en una nueva dirección. Consiguió injertar los nuevos estilos y técnicas de la música italiana en el viejo tallo de la tradición madrigalística inglesa. Aunque no era un Monteverdi inglés, sus mejores obras resisten perfectamente la comparación con su ilustre predecesor. Es un Orfeo inglés que busca su Euridice en un país extranjero. Su música es digna de nuestra atención.

Una vez más, The Consort of Musicke nos ofrece unas interpretaciones gloriosas, tanto en lo puramente vocal como en las contribuciones instrumentales. Vocalmente, resulta impresionante que un grupo que es capaz de cantar de esta manera formidable en conjunto despliegue también tan increíble calidad en sus contribuciones solísticas, aunque cuando se ve la lista de sus componentes se comprende la razón. Igualmente, el apoyo instrumental tanto de los violines como del nutrido y rico bajo continuo es preciso, bello y transparente, recreando finamente estas joyas desconocidas de la mejor música inglesa. Todo un descubrimiento que nadie debería perderse…

 

Walter Porter: Madrigales and Ayres, 1632

  • The Consort of Musicke – director: Anthony Rooley

    Emma Kirkby, Evelyn Tubb
    , sopranos

    Mary Nichols, alto

    Andrew King, Joseph Cornwell, tenores

    Richard Wistreich, bajo

    Catherine Mackintosh, Susan Carpenter-Jacobs, violín barroco

    Alison Crum, viola da gamba baja

    Alan Wilson, clave y órgano de cámara

    Jakob Lindberg, laúd

    Anthony Rooley, laúd y dirección

Informaciones adicionales

  • Duración total 76:01

    Libreto
    con un artículo de Clive Walkley y notas de José Carlos Cabello

    Grabación Forde Abbey, Dorset (UK), 1983

    Grabación y edición digital Dr Thomas Gallia & Paul Dery (Sonart Milano)

    Dirección artística Klaus L Neumann (WDR)

    Producción ejecutiva Klaus L Neumann (WDR)

    Fuente y edición Clive Walkley (a partir de la edición impresa en Londres por William Stansby, en 1632, en la British Library)

    Producción artística de la serie Anthony Rooley

    Producción ejecutiva de esta edición, diseño y coordinación editorial José Carlos Cabello

    Portada Daniel Mytens, “King Charles I” (1631), National Portrait Gallery, Londres. Todos los derechos reservados.
    ✋ Por favor, ajuste el volumen de reproducción en el altavoz antes ⇓ de pulsar el Play ▶

    O Praise the Lord
    Tis but a frown
    Old poets that in Cupid’s hand
    Wake, sorrow, wake!
Este CD está disponible en la mayor parte de las plataformas habituales, tanto en mp3 como en formatos sin pérdida, y siempre con libreto electrónico completo. Si Vd desea adquirirlo en algún tipo de formato no soportado por las plataformas en las que se vende actualmente, o tiene algún tipo de problema, envíe un mensaje a shop@cantus-records.com y le daremos las instrucciones para conseguirlo de inmediato